Bienvenido a la reflexión sobre historia, los movimientos sociales y la utopía.






Encontrarás en este blog, material de investigación, divulgación y reflexión sobre la historia social y las luchas que construyen y transforman este mundo por algo mejor, más justo y libre.


Textos inéditos, piratas, o muy leídos, videos, cortos y cine, que contribuyen a guardar, exponer y promover el libre pensamiento, la reflexión y la pasión por la libertad, la justicia social, la alegria y el buen vivir. KLIMT

jueves, 18 de noviembre de 2010

Por un sindicalismo de clase no patriarcal

Por un Sindicalismo de Clase No Patriarcal

Las mujeres constituyen el 50% de la población mundial, un 38% de la población económi-camente activa sólo poseen el 1% de la riqueza y soportan el 100% de las obligaciones fami-liares.

Allí donde las mujeres hemos luchado hemos conseguido importantes conquistas. Las Conferencias de El Cairo del 1994 y Beejing del 1995, estarían expresando tales conquistas. Se dice incluso que estaríamos viviendo el derrumbe de la cultura patriarcal abriendo espacios para una nueva relación de género, donde lo femenino dejaría de jugar un papel de subordinación.


Sin embargo cuando miramos al mundo del trabajo, podemos identificar claramente lo limitados que son estos avances para la mujer trabajadora.

Gracias a las aportaciones de los movimientos feministas de los años sesenta surgieron los primeros estudios sobre el mundo del trabajo desde la perspectiva de género.

Las políticas neoliberales han reforzado los viejos patrones procedentes del patriarcado para consolidar el papel dependiente y subordinado de la mujer en el mercado del trabajo.
Estas políticas se concretan en el estado español con las siguientes medidas:
- Desregularización del mercado de trabajo con el consiguiente aumento de la precariedad, trabajo a tiempo parcial y de la economía sumergida.

La aplicación de estas medidas comporta una indefensión de la mujer al carecer de derechos laborales y la imposibilidad de participar sindicalmente.
- La creación de empleo a tiempo parcial con perfil femenino supone que el salario de la mujer se reduce al 44% del del hombre, consolidando la dependencia económica de la mujer.
- Este tipo de contratación junto con la ausencia de las mujeres en el mercado laboral para dedicarse al cuidado del hogar (hijos, padres, personas enfermas, etc.) ha supuesto que muchas de ellas no hayan cotizado el número de años estipulados para percibir una pensión contributiva, hecho que minimiza gravemente el trabajo aportado por la mujer a la sociedad a la vez que la aboca a una situación de extrema pobreza.

- Asimismo las privatizaciones en los ámbitos de la sanidad y de la enseñanza se convierten en un arma de doble filo; por un lado al ser en estos sectores muy fuerte la presencia femenina se expulsan al desempleo o al trabajo precario a miles de mujeres y por otro lado al estar estos servicios destinados a bienestar y el cuidado de la sociedad, su reducción en el ámbito público y su planificación des de perspectivas lucrativas, obligan de nuevo a la mujer a retornar al hogar.- Con las medidas que propone y quiere aplicar el gobierno (español) en materia de conciliación de la vida laboral y familiar de nuevo reduce derechos adquiridos de la mujer (las 16 semanas de permiso por maternidad se reducen a 6 si se comparten con el cónyuge) y aumenta su sentimiento de culpabilidad al querer realizar las mismas actividades que una mujer que realiza en exclusiva el trabajo doméstico.

Ante todas estas políticas como mujeres sindicalistas planteamos ir hacia un nuevo sindicalismo que utilice otros medios para acceder a las mujeres trabajadoras empleadas su mayoría en trabajos precarios o las trabajadoras inmigrantes ya que estamos viviendo tal situación de clandestinidad donde las reuniones no pueden hacerse en el marco de la empresa, o donde la denuncia debe ampararse en trabajadores o trabajadoras con una situación laboral mas estable, que las herramientas tradicionales del sindicalismo no son suficientes.

HEMOS DE RECUPERAR LA SOLIDARIDAD DE CLASE
En el marco de la negociación colectiva las mujeres debemos luchar para que la negociación colectiva para garantice las reivindicaciones de género con el fin de que se consoliden en los convenios colectivos, tales como la promoción profesional, la formación, contra el acoso sexual y moral, etc.

Trabajar para que las mujeres sean conscientes de su realidad y quieran transformar la sociedad, viendo en el sindicalismo una herramienta útil para ello.

Potenciar que en los sindicatos haya un compromiso claro para facilitar la presencia sindical de las mujeres, adaptando los tiempos sindicales a los de las mujeres, que son diferentes, a causa de la mayor dedicación a las tareas de cuidados.

Un compromiso concreto para que en las próximas elecciones sindicales se potencie que las mujeres ocupen cargos de responsabilidad y de representación.

Dones Llibertàries

8 DE MARZO DE 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada